Tatuajes de Megan Fox

Convertida en una sex-symbol en la primera década del siglo XXI, Megan Fox ha vuelto a ponerse de actualidad algo completamente ajeno a su carrera cinematográfica: el fin de su matrimonio con el también actor Brian Austin Green.

Una relación que ha tenido multitud de altibajos, que no solo la ha marcado sentimentalmente, sino también con tinta en una parte de su piel que suele quedar casi siempre oculta.

Megan Fox, de la publicidad a lo más alto de Hollywood

Convencida desde pequeña que su futuro estaba en el mundo del espectáculo, Megan Fox empezó formarse como actriz desde una edad muy temprana. Una formación que posiblemente le ayudara a conseguir sus primeros trabajos como modelo publicitara.

Adquirida cierta experiencia como modelo, Megan se mudó a California para disfrutar de mejores oportunidades en el mundo de la publicidad. Un trabajo que comenzó a compaginar en 2001 con sus primeros papeles en la gran pantalla.

Tras varios años realizando papeles de diversa importancia, su gran oportunidad llegó de la mano de Michael Bay y Spielberg, los cuales la seleccionaron para ser la actriz protagonista de Transformers. Un papel que la catapultó al estrellato y que le permitió participar en algunos episodios de las series de moda.

Alcanzado su gran sueño de la infancia, convertirse en actriz, Megan Fox a conseguido hacerse un hueco Hollywood y lo que es más importante, mantenerse y seguir obteniendo papeles de importancia.

Tatuajes de Megan Fox

Como hemos dicho al comenzar, Megan Fox quiso perpetuar su amor por el padre de sus hijos tatuándose su nombre. ¿Es este el único tatuaje que tiene en su piel la actriz? No, posee una pequeña colección de la que os vamos a hablar a continuación:

  • En la parte posterior de su cuello la actriz se tatuó el kanji japonés asociado con el poder y la fuerza.
  • En la parte superior de la espalda Megan posee una pequeña cita del Rey Lear de Shakespeare: “We will all laugh at Gilded Butterflies” (“Todos nos reiremos de las mariposas doradas”)
  • En el interior de su muñeca izquierda la intérprete se realizó un curioso Yin Yang. ¿Qué tiene de curioso? Pues que a diferencia del símbolo tradicional, en el que el yang es de color blanco, en este diseño ambas partes son negras
  • En el lateral de su pierna derecha, un poco más arriba del tobillo, la norteamericana posee un pequeño tatuaje en color en el que se combinan una estrella de color azul y una luna en cuarto creciente
  • Sobre la unión del abdomen con la cadera, Megan se tatuó el nombre del que hasta hace unos meses era su marido, Brian Austin Green
  • En el costado izquierdo, la actriz lleva este poema “There once was a little girl who never knew love until a boy broke her HEART.”
  • En el costado derecho Megan Fox decidió tatuarse una frase del filósofo alemán Friedrich Nietzche, “And those who were seen dancing were thought to be insane by those who could not hear the music.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *